Viernes, ocho de la mañana. Suena el despertador, aunque ya estoy despierta desde hace un rato. Cojo el móvil (sí, también es lo primero que cogéis vosotros, así que no me miréis con esa cara de estupor). Miro si tengo mensajes de whatsapp/emails/directs/Messenger y aún somnolienta me encuentro lo siguiente: —Leather suits you —como estas…