FACEBOOK

Esta pseudo red social de amistades da para hacer una tesis doctoral de 500 páginas lo menos, pero yo me voy a centrar en los detalles, cuanto menos, escabrosos y tediosos.

Cosas que me dan coraje del “caralibro” a tener en cuenta:

  • Que me etiqueten en fotos de grupos donde salgo borracha/poco fotogénica/borrosa/haciendo el lila/etc. Obviamente la/el que ha subido la foto sale divino de la muerte, lo que acrecienta mi cabreo.
  • Citas célebres de autores clásicos o, lo que es peor, Paulo coelho. Con dibujos o fotos noñas de amaneceres/atardeceres bucólicos, personas riéndose bajo un chaparrón sin medir consecuencias de la posibilidad de pulmonía posterior o gatitos/niños de miradas que prentenden ser adorables. Con lo bonito que es el refranero castizo español ¿y citáis a Confucio? Más Sancho y menos Holmes hombre por favor…
  • Los “likes” por la cara. Quiero decir, esas fotos de niños/perros/ancianos/down/etc y la consabida frasecita: No me darás un “like” porque……estoy calvo/cojo/bizco/enfermo/etc. Que digo yo: ¿Eso para que sirve? Traslademos esto a las calles y a la vida real y nos daremos cuenta de lo ridículo que es. Cada vez que vea a una persona “X” (poned la miseria que queráis) ¿voy a sonreirle, levantar el pulgar y decirle que me gusta? Pueden pasar dos cosas: que me lleve más de una “guantá” o que acabe con camisa de fuerza por trastorno bipolar.
  • Tener que chuparme (metafóricamente hablando) todas las opiniones políticas de mis amigos o conocidos. Vamos a ver almas de cántaro, que el voto es secreto y me parece muy bien si tu quieres compartir tus ideologías y afiliaciones varias “around de world” pero luego no te quejes ni te ofendas si te etiquetan y no con “hastags” precisamente. A Dios gracias que estamos en tiempos de democracia, porque antes de ayer te hubieran costado la vida. Amén de que me aburre soberanamente la política y sus bla bla bla.
  • El borregismo feisbukero. Ni me cambié la foto de perfil en el “orgullo”, ni me puse el “Je suis Charlie” ni la bandera de Bélgica ni el lazo rosa cuando tocaba, ni hago cadenas estúpidas y sin sentido. Al margen de que mi foto de perfil es la que a mi me parece (normalmente una en la que salga monísisisisisma) y nadie me va a decir que me tengo que poner, me parece una pérdida de tiempo y un sinsentido. Uno apoya las causas de verdad y con propiedad y hechos y no cambiando una foto en una red social. ¡Valiente gilipollez! Pero oye, que lo mismo es que soy una intolerante del copón que no cree en las causas sociales…
  • El ansía viva por los seguidores. Yo ya no tengo edad….Fíjate que ni miro los seguidores del blog nunca, ni me interesa. Esto es un espacio que escribo desde la soledad de mi despacho, con música puesta en unos cascos y donde vierto lo que me pasa por la cabeza, lo que me indigna o lo que me alegra la vida. Si te gusta y quieres leerlo, bien, y si no; pues también. Y si lo que tengo son tres “followers”, pues que quieres que te diga; que tres son multitud. Ese estrés de: te sigo pero como a los tres segundos exactos no me devuelvas el “favor” me vuelvo a borrar me cansa. Y es que a mi las cosas vanas y vacías nunca me han gustado. Ni siquiera los buñuelos de viento oye.

Las fotos de hoy las firma Javier Cebreros. Fue una tarde de lluvia en la que el ambiente, el clarinete que sonaba y unas musas que se asomaron por allí a ver que pasaba hicieron que la sesión fuera redonda. Que la inspiración nos pille trabajando, que gran verdad.

JCebreros (98)

JCebreros (81)

JCebreros (93)

JCebreros (62)

JCebreros (50)

JCebreros (82)

JCebreros (87)

Ando muy ilusionada últimamente con varios proyectos que están a la vuelta de la esquina. Ya os iré poniendo al día….

Nos vemos el miércoles

Besos, Petra

Comments

comments