ANTI PROPÓSITOS

El tema estrella de este mes es, sin duda alguna, la lista de propósitos de año nuevo. Que si el gimnasio, que si dejar de fumar, que si el régimen… Por nombrar algunos de los más vistos. Y la verdad es que te diré lo que pasa con la dichosa lista verdaderamente:

  • Gimnasio: Te haces el firme propósito de apuntarte al gym más cercano o (muy a las malas) hacer ejercicio en casa. Te bajas una app de entrenamientos diarios de la que te ha hablado estupendamente esa amiga tuya rellenita que por no levantar pesas no levanta ni las bolsas del Mercadona porque compra por internet. El primer día sacas tu esterilla, retiras la mesa, el puff, la lámpara de pie y la encajas entre el sofá y el biombo en plan Tetris para hacer sitio en tu mini salón. Hasta te vistes de deporte mallas y zapatillas incluidas. Conectas la app e intentas hacerlo lo más parecido a esa diosa del fitness que te alienta desde la pantalla. Bueno, no ha ido tan mal….Mañana repetimos. Al segundo día piensas: Que tontería ponerse toda la equipación. Si nadie me va a ver…Mejor me quedo en pijama, total, cómodo es así en plan chándal… Ya la tiparraca de cuerpo torneado no te hace tanta gracia y tienes unas agujetas que cada abdominal es más dolorosa que la anterior. Le das al pause. ¡Joder, esta tía que gorda me está cayendo ya! No me deja recuperar el resuello. ¡Gorda, esa es la palabra clave! ¡El acicate! así que pese a tu sufrimiento extremo, sigues renqueando hasta terminar la tabla. Al tercer día resulta que es Domingo y los domingos hay que santificarlos. Es algo así como el Sabbath de los judíos pero en cristiano. ¡Eh, que no lo he inventado yo! Lo dice la biblia y eso, a partir de hoy va a misa. Mas tarde tienes almuerzo con amigas pero….Ni esto es “Sexo en Nueva York”, ni vamos al último restaurante mega ultra chic con veinte estrellas Michelín que se ha inaugurado esta semana, no. Vamos a una venta. Chimenea, tintorro y plato de los montes. A la hora de pedir, te haces la dura y pides una ensalada mixta. Cuando traen los platos un ojo está puesto en la ensalada y el otro se desvía irremediablemente hacía el lomo en manteca (vamos que ni Trueba). Aguantas estoicamente todo el almuerzo sin decir esta boca es mía y en cuanto llegas a casa te lanzas al lomo embuchado que sobró de las navidades y te preparas un bocata que parece un misil antiaéreo acompañado de una jarra de cerveza. Una media sonrisa alegra tu cara y piensas: ¿Y lo bien que he quedado en el almuerzo? Adiós propósito “namber güan”

petra_la_corchera00000624-0020

petra_la_corchera00000629-0024

petra_la_corchera00000611-0007

petra_la_corchera00000654-0049

petra_la_corchera00000623-0019

petra_la_corchera00000609-0005

  • Pantalón: Formula Joven
  • Blusa: Lefties
  • Salones: Graceland

Y esto solo por empezar a contar algunos propósitos recurrentes. Lo mismo que animo y hago una serie…

Nos vemos el viernes

Besos, Petra

Comments

comments