RED CARPET OSCAR. PEOR VESTIDAS.

Después de un fin de semana con un tiempo estupendo y primaveral (al menos por estos lares) toca estrenar semana y mes a lo grande con vuestra lista favorita: La de las peores vestidas.

Los Oscar, como toda gala/evento/sarao tiene más de postureo que de cine casi (Vale, seré buena y lo dejaré en un fifty-fifty). El caso es que las actrices y aledaños se preparan cual Ángel de Victoria Secret con regímenes tan detox (diuréticos de toda la vida) que a muchas les dejan el pellejo que ni un shar pei o en caso de no tener fuerza de voluntad para estos excesos, también pierden lo suyo sudando a mares por el estrés que les causa la caza y captura de la faja que recoja/estilice/coloque todo en su lugar original.

La pena de todo esto es que aunque muchas se lo curren a base de bien ni aún así consiguen desprenderse de ese halo de cutrefashion. Algunas llevan el “Allure” de serie y otras el chonismo ilustrado que de todo tiene que haber en la viña del Señor.
Lorelei Linklater de Gabriela Cadena.

Lorelai Linklater de Gabriela Cadena. Después de leer el nombrecito de la criatura todo cobró sentido para mi. Hay nombres que no se merecen vestir de Alta Costura (y si me apuras hasta de Pret a Porter). Esta muchacha con toda la cara de acabar de aterrizar desde Magaluf en el Kodak Theatre, mejor se hubiera quedado en el “After”.

Torill Kove.

Mi pareja dice que es objetor de plancha y yo respeto su decisión, pero una cosa es el día a día y otra muy distinta son los Oscar Chica. Aparte de que a mi los tafetanes me dan dentera…..¿Una vaporetta en el hotel o algo no Torill Kove?

Zendaya de Vivienne Westwood.

Entre los miles de memes que se han hecho de esta gala, una de sus protagonistas ha sido Zendaya vs Predator. Los dos gastan el mismo peinado rastafari, pero lo que realmente me ha llevado a meterla en esta lista de despropósitos no ha sido eso, sino su extrema delgadez ¿No os parece un poco betty Spaguetti? Y eso que el blanco engorda…

Nicole Kidman de Louis Vuitton

Nicole Kidman (o su doble del museo de cera) asistió de esta guisa a la gala con un vestido firmado por Louis Vuitton de los que yo llamo tipo Barbie porque son como los que le hacía yo a la famosa muñeca usando un pañuelo de papel alrededor del cuerpo y una goma del pelo en la cintura para sujetarlo. ¡El mismo corte oiga! La abertura en un momento dado con un tijeretazo se solucionaba. Solo que el mío no valía miles de dolares. Tendría que haberlo patentado…

Solange Knowles de Christian Siriano.

La hermana fashion de Beyoncé; Solange Knowles se equivocó en el color y el corte. Afortunadamente era un evento de postín, sino no quiero pensar la de colillas y chicles que se hubiera llevado en el dobladillo de este oufit de Christian Siriano. El peinado estilo “Panteras Negras” tampoco me acabó de convencer.

Marion Cotillard de Dior Alta Costura.

Seguro os habrá llegado por alguna red social la tontería esa del color del vestido. Pues con Marion Cotillard de Dior me pasa lo mismo. Los “entendidos” ven un vestido super elegante y yo cuando lo vi por primera vez me pareció horroroso y el caso es que por más que cambio la luz de la pantalla, del ambiente y de dispositivo me sigue pareciendo igual de feo. ¿Tendré un problema mental? Seguramente.

Laura Dern de Alberta Ferretti.

Laura Dern se quedó como encasillada en “Parque Jurásico” (peli en la que es protagonista) y quiso emular la piel de un velociraptor o algo con este vestido palabra de honor en gris cromo repleto de pinchos, escamas y bultos firmado por Alberta Ferretti y para colmo, como la muchacha no se había quedado a gusto, lo combinó con un medallón y un clutch que no tenían sentido ninguno.

Lady Gaga de Azzedine Alaia.

Ella ya es una habitual en estas listas y mira que me gusta su estilo pero claro, dentro de un orden. El vestido de Azzedine Alaia no estaba mal con ese corte tan original, incluso los guantes rojos tan criticados  podían haber dado un twist interesante al conjunto, solo que con otro corte. Por encima del codo, en piel y ajustados. Lo que no convence es ese corte mosquetero. En garde!

KELLY OSBOURNE - RITA VINIERIS

Ella lo intenta (Kelly Osbourne) pero siempre se queda fuera por ese tinte de pelo en plan Úrsula de La Sirenita y esos clutch sin explicación posible. Vale que esos volúmenes en la falda con su estatura y su figura no son lo más adecuado, pero el vestido de Rita Vinieris no está mal del todo.

Julianne Moore de Chanel.

Siempre no se puede acertar Julianne Moore. Miraq que me gusta esta mujer y va perfecta siempre, pero esta vez patinó de Chanel con un vestido ajustado repleto de lentejuelas y….¿Rollos de sushi? El color no le hacía ningún favor. Menos mal que se llevo el Oscar a mejor actriz la pobre al menos.

Giuliana Rancic de Mireille Dagher.

¡Os tengo dicho que no elijáis vestidos los chinos para eventos como este! ¡Ah no, calla! que es de Mireille Dagher….Pues me quedo igual. ¿Es un bazar nuevo? Perdonen mi ignorancia fashionística pero que alguien me explique quien es la diseñadora escogida por Giuliana Rancin ( y de paso también quien es la susodicha).

Carmen Ejogo de Houghton.

Carmen Ejogo muy bien peinado, maquillaje y gargantilla. Del cuello para abajo ya es harina de otro costal. Con un vestido lencero pero en brilli-brilli de Houghton que debía pesar lo suyo para esas tirantillas. No está indicada esa sisa raruna para cabras alpinas (de teta ancha y pata fina) a la del primer bandazo; teta fuera.

blanca-blanco-oscar-2015

Esta mujer con un nombre tan redundante (Blanca Blanco) se pensó que iba a una fiesta en Almonte. Si no no tengo otra explicación para ese moño y esos volantes. Seguro que si le levantáramos el vestido llevaba debajo los botos camperos. Y un detalle eché en falta: la copa de fino colgada del cuello. No se quien es el responsable de semejante despropósito. Iluminadme…

Agata Trzebuchowska.

Agata Trzebuchowska (oioioi la de veces que he tenido que mirar el apellido para ponerlo bien) no es que fuera mal, pero entre la diadema, el cardado y ese clutch, me parece más una invitada a una boda que a los Oscar. Amén de que no tengo ni pajolera idea de quien es ni de quien firma el vestido.

 

Hasta aquí hemos llegado. Le estoy cogiendo el gustillo a esto de analizar las alfombras (sean del color que sean) de los eventos. ¡Paradme que me pierdo…!

Nos vemos el miércoles

Besos, Petra

Comments

comments