PROFETAS

La historia nos demuestra que pocos son los artistas que profetizan en su tierra natal. No se si será cuestión de proyección, de marketing, de desarraigo o de puro devenir; pero el caso es que si tienes la desgracia (o suerte) de nacer en una ciudad pequeña, todos los derroteros (casi) siempre te llevan a allende los mares (o hacer la Americas, emigrar….o como queráis llamarlo). Pasando por los grandes pintores: Velázquez y Goya como pintores de Corte en la Villa de Madrid, hasta Picasso en Barcelona y más tarde en París, hasta cantantes, actores o diseñadores, existe esa diáspora desde el origen hacía las grandes urbes del mundo occidental. El motivo siempre ha sido claro: visibilidad y posibilidad de fama y con la fama, el dinero. Ahora, con la inmediatez y capacidad de abarcar de Internet en general y las redes sociales en particular, me pregunto porque se sigue sin sentar cátedra. Se habla a menudo de la fuga de cerebros en un plano más intelectual o científico dentro de los jóvenes talentos. Pero poco de la parte menos pragmática y más pasional de esta juventud ninguneada y que le ha tocado vivir en época tan convulsa: Los artistas. Si algo tiene de bueno es que las circunstancias son más que propensas a la inspiración  y de malo que tienen que lidiar con lo de que hoy en día “el más tonto hace relojes”. Separar el grano de la paja siempre ha sido un trabajo hercúleo, que en el nuevo milenio se ha acrecentado más porque todos nos creemos con la necesidad y el derecho al reconocimiento por nuestra cara bonita (en algunos casos literalmente). Sin tener en cuenta que es una carrera de fondo que muchas veces no se ve recompensada ni en vida. Las ciudades de provincia no están exentas de poetas, malabaristas, magos o dramaturgos; solo que los desconsiderados humanos siempre volvemos la vista hacía donde va Vicente sin pensar que uno nace donde nace y que no se es menos artista por eso.

afasico-0076-0006

afasico-0087-0014

afasico-0096-0019

afasico-0103-0023

afasico-0118-0029

afasico-0126-0035

Los que me leéis habitualmente, os habréis percatado de que la semana pasada no hubo post, y es que he estado de vacaciones por Aragón, esa preciosa tierra de la que nunca me olvidaré por diferentes motivos (incluida la rotura de húmero de Pequeño Pony). Pero ya estoy de vuelta con las pilas recargadas, así que preparaos que arrancamos con la vuelta al cole.

Comments

comments