PRO PERSONAE

¿Por qué recuerdo “La canción del Pirata” de Espronceda, la cadena trófica, las capitales del mundo o hacer el análisis sintáctico y morfológico de una frase, pero no recuerdo absolutamente nada de la Guerra Civil que asoló España? (lo de despejar la incógnita, la trigonometría o la formulación química, no es que no lo recuerde, es que mi mente directamente lo obvia).

Es muy difícil, casi imposible diría, hacer una síntesis de un conflicto armado sin caer en convencionalismos y, creo yo, que si se trata de una Guerra Civil aún se complica más la cosa, porque dirimir sobre las razones de unos y otros, se vuelve muy doloroso. Incluso a estudiosos objetivos del tema, les cuesta ser asépticos al respecto porque se imbuyen de las opiniones de unos y otros en un batiburrillo que, si no te alejas y ves en perspectiva; la has cagado rotundamente.

De una guerra o conflicto, sea del tipo que sea, sólo una cosa es segura: unos “ganan” y otros “pierden”. Vencedores y vencidos. Sobre qué las inicia, porqué se desencadenan, o cómo puede llegar a suceder, dependerá exclusivamente de a quien le preguntes.

No os asustéis, no. Ya me guardaré yo de hacer ningún tipo de análisis sobre algo tan espinoso, pero por lo que sí me posiciono rotundamente, es por un mayor estudio de la Guerra Civil Española. Es tan fácil como que, para entender el presente, hay que estudiar el pasado. Si se conoce la sucesión de pueblos que han habitado nuestro país desde los albores y como se han ido construyendo y distribuyendo los territorios, con las pugnas correspondientes, ¿porque la Guerra Civil se estudia de pasada y como con la boca pequeña temiendo ofender siempre a alguien? Es como si hubiese un vacío, un agujero negro que se hubiera tragado el lapso de tiempo que va desde Alfonso XIII hasta la transición. Y ya no hablamos de la pre-guerra. ¿Qué pasa con las distintas Repúblicas? ¿La dictadura de Primo de Rivera? ¿Las violencias políticas, los alzamientos populares o los asesinatos hasta desencadenar en guerra? ¿Esos tiempos tan convulsos que se vivieron desde el inicio del S.XX y que hicieron que todo explotara?

Mal que nos pese a unos y a otros, es HISTORIA. Y la historia debe estar viva y debe ser estudiada. Más, si es algo que nos atañe de tan cerca. Las generaciones que nacieron a partir de la transición, sufrieron un reseteado que dura hasta día de hoy. Si le preguntas a un “Millenial”, apaga y vámonos. No voy a hacer comparaciones casposas con países del ejemplarizantes del primer mundo, ni sobre los planes de estudio de sus conflictos, pero sí que hago un humilde llamamiento a quien corresponda, porque es algo NECESARIO, que se introduzca dentro del conglomerado estudiantil. No sé de qué forma ni en que ciclo, pero se debería hacer un estudio pormenorizado del conflicto. De una manera accesible, y lo más objetiva posible.

Los jóvenes no entienden porque se quiere desenterrar a Franco, las ideologías de los distintos partidos políticos o que significaba e implicaba ser “facha” o “rojo”. A Dios gracias, todos estos conceptos anquilosados, se van diluyendo y separando cada vez más del maniqueísmo. Pero aún hay coletazos que deben ser explicados para entender la sociedad actual.

No me voy a meter en berenjenales espinosos esta vez, que ya estoy un poco escaldada. Es este un asunto muy doloroso y no quiero hacer apología.

Besos, Petra

Comments

comments