OPINIONES PERSONALES

Yo ya había oído por ahí eso de: “Las opiniones son como el agujero del culo, todo el mundo tiene uno, pero pensamos que el de los demás apesta”. Pues, a tenor de acontecimientos recientes, debe ser verdad… Pero, ¿Hasta que punto nos influyen las opiniones de los demás? ¿Se tiene en cuenta la persona que las emite y la cercanía o empatía? ¿Ofende el que puede y no el que quiere? Yo, la mayoría de los días y en cómputo general, no me considero mala persona ni sibilina. Pero esto puede ser una percepción mía, lo mismo los demás me ven como una pérfida bruja o una Mata Hari con ínfulas. Que lo mismo mi “yo” es muy cabal y social pero cuando me sale el “ello” soy capaz de arrasar con lo que me rodea y sin pizca de remordimiento ni resistencia moral alguna oiga (Se nota que he retomado a Freud). ¿Debemos hacer (parece casi una servidumbre) un “Drama Queen” cada vez que un congénere critica nuestra forma de vestir, trabajo, como educamos a nuestros hijos o “póngase aquí cualquier otra cosa susceptible de crítica”? ¿No es más inteligente pasar página? No es que yo sea una tibia. Veréis, cuando adornaron mi puerta con el “graffiti” ( a bolígrafo por suerte) “Aquí vive una puta”, en un primer momento me cagué en todo lo cagable más, por una cuestión de orgullo putero y porque tuve que sacar el cepillo y frotar a base de bien, que por una cuestión de ofensa. Pasados esos instantes de estupor y juramentos varios pensé: un momento: ¿Yo soy puta? y como la respuesta fue negativa, pues a otra cosa mariposa. A día de hoy sigo sin saber si se equivocaron de vecino, si fue una gamberrada como otra cualquiera o si fue un acto puramente informativo (algo así como un bando del alcalde) por verme salir sola y arreglada a horas intempestivas y entre semana cuando voy a algún desfile o evento. Andamos por la vida con la escopeta cargada, esperando una pequeña nimiedad para agarrarnos a ella como si nos fuera la vida en ello y pegar palos de ciego (o con vista) a diestro y siniestro, con el convencimiento absoluto de  que somos cistius, altius, fortius y ningún mindundi nos va a pasar por encima sin pararnos a pensar que a esta vida no venimos a sufrir, venimos a vivirla con todas las consecuencias. Es una convención social de estos tiempos el estar constantemente ensalzando nuestras habilidades y relegando nuestros defectos a un oscuro rincón cuando, amigos, la perfección no existe y las taras son tan necesarias como las virtudes; incluso más diría yo. Ni la vida ni el mundo que nos rodea van a cambiar, así que en lugar de creer a pies juntillas en Dioses (ya sean religiosos, paganos, monetarios, instagramers o youtubers), más nos vale aceptarla tal como es, con sus luces y sus sombras y aprender a devenir con resolución y como decía Epicuro; siempre buscando el placer allá donde se encuentre…

afasico-1509-0020

afasico-1519-0027

afasico-1483-0007

afasico-1491-0012

afasico-1533-0037

afasico-1502-0017

afasico-1510-0021

afasico-1540-0041

Esta tarde empezados con la rehabilitación de Pequeño Pony (stop) ya os iré contando como va la cosa (stop) necesito un spa urgentemente (stop)

Nos vemos el jueves

Besos, Petra

Comments

comments