LA PALABRA

En los momentos más “extraños” de mi vida, siempre está presente la palabra. Escrita, oral, en forma de canción…No de una manera significante, sino significativa. Las líneas principales de la historia no son las importantes. Esas son las que se ven de cara a la galería, esos cambios bruscos que sorprender a propios y extraños mientras tú llevas tiempo acumulando granitos en esa segunda línea más sinuosa, menos recta y que por acumulación de energías y descubrimientos se enciende al fin la dinamo con una luz brillante al principio para, poco a poco ir apagándose de nuevo y vuelta a empezar con el proceso.

No existe el cambio total sin cambio de esencia. La esencia es lo que nos define. Sin ella estamos perdidos, somos solo un objeto grotesco que se mueve, respira y se comunica de una manera puramente física; biológica. No hay que temer a la muerte ni a los placeres. La vida es un devenir constante y mientras haya ansia de placer, hay que satisfacerlo. De una manera serena no atolondrada eso sí. Por eso como colofón me quedaré con las palabras de Epicuro de Samos:

“La muerte, no es nada para nosotros, ya que mientras nosotros somos, la no es y cuando la muerte es, entonces nosotros no somos”

IMG_1391-0014

IMG_1388-0011

IMG_1389-0012

IMG_1393-0015

IMG_1434-0030

IMG_1465-0045

IMG_1416-0026

IMG_1395-0017

  • Vestido: Lefties
  • Cazadora vaquera: Pepe Jeans
  • Botas: regalo
  • Anillo: regalo

¿Se nota que ayer estuve en una conferencia sobre filosofía en el Liceo francés? Resultó ser muy…reveladora.

Nos vemos el viernes

Besos, Petra

Comments

comments