CLASE MEDIA

¿Hay algo peor para la creatividad que ser de clase media? Es más ¿Hay algo peor que querer aparentar ser de clase media?

Pedimos créditos para irnos de vacaciones a lugares allende los mares, pero no traspasamos la frontera del “todo incluido”. ¿Quién quiere ver ciudades, pudiendo estar a remojo en una piscina calentorra con cientos de personas más, mientras le ponen por delante mojitos sin alcohol y cantidades ingentes de comida? ¿No resulta cuanto menos chocante?

Digamos que, grosso modo, Europa es un paraíso de la clase media donde prácticamente todo el mundo está dentro de ese status bendito, pero ¿Cuánto hay de realidad y cuanto es apariencia? ¿No es un espejismo? ¿Una entelequia? Recordemos que la clase media tuvo lugar gracias a una revolución liberal ocurrida en Inglaterra en el S.XVIII y a raíz de la cual, los comerciantes e industriales tuvieron acceso a tierras, representación en el Parlamento, acceso a la cultura y, por ende, a profesiones liberales independientes como abogados, escritores, arquitectos… El poder adquisitivo creció. Ya no hacía falta ser noble y vivir de las rentas. La burguesía alcanzó un nivel socioeconómico incluso más elevado que la nobleza, pues al no estar atado esta a los encorsetamientos de la alcurnia, se sentía más libre para experimentar todos los aspectos de la vida. Todo ello dio paso a la Revolución Industrial y sus más que conocidas y estudiadas consecuencias.

Antes de dicho acontecimiento, todo era más patente. La separación de clases era evidente: la nobleza, el clero y el pueblo llano. Existía eventualmente, una burguesía adinerada pero su presencia era anecdótica (Surgió la figura del mercader). No había mezcla entre las distintas filas (aunque sí que existía relación entre la nobleza y el alto clero, porque estos últimos eran hijos de nobles que ocupaban los altos cargos dentro de la jerarquía eclesiástica). El pueblo llano no tenía acceso a tierras ni alfabetización por lo tanto se sometía constantemente a un feudo y al señor del mismo para subsistir.

Ahora, digamos que la noción que se tiene de la clase media es puramente materialista. Esa etiqueta es dada cuando el nivel económico, aparentemente, nos da para ciertos, digamos, caprichos como un móvil de última generación o unas vacaciones al Caribe como las referidas en el primer párrafo. Sin embargo, leyendo los dos párrafos anteriores, se deduce que no se trata sólo de nivel adquisitivo, sino de una serie de valores sociales, culturales y, como no, económicos también. Os pongo un ejemplo gráfico: El narcotraficante de poca monta que lleva ropa de marca y se ha comprado un BMW, pero malvive dentro de la marginación social sin cultura, percepciones sociales y políticas, inquietudes o, incluso suministros primarios como el agua corriente o la luz, ¿Es clase media? Quiero decir ¿Cuáles son las aspiraciones de las personas que buscan una calidad de vida? Por eso entre lo aparente y la realidad, existe un sesgo grandísimo, un decorado creado minuciosamente para hacer creer que una sociedad está boyante, lo cual da lugar, por ejemplo, a problemones tan difíciles de gestionar como la inmigración, pero eso ya es harina de otro costal…

Sé que estoy muy perdida últimamente, pero es que no me da la vida…

Besos, Petra

Comments

comments