Nunca me han gustado las frases imperativas, es más, tengo un serio problema con ellas. Me parecen intimidantes e invasivas. Un: “obedece, pringada”, heredado de los tiempos en los que los abusos de poder estaban a la orden del día. Un “por favor”, un “gracias” o hasta unas interrogaciones si me apuras, denotan respeto por…

¡Ay que ver el mantenimiento que tenemos los humanos…! Hay que comer 3 ó 4 veces al día. Y no de cualquier manera, no; equilibradamente. Bañarse, desconectarse al menos 8 horas para recargar la batería…Y eso contando lo más gordo. Luego están los menudeos: el pipí, el popó, cortarse las uñas de pies y manos,…

Decía Bukowski que si debías esperar durante horas, o minutos siquiera delante de la máquina de escribir o del papel en blanco, no merecía la pena escribir. Que debía fluir como una catarata, debía salir disparado como una bala de cañón. En todo eso estoy de acuerdo amigo, pero te voy a contar un secreto:…