NO QUIERO SER FUNCIONARIO

La panacea de todos los males del bolsillo y del espíritu por extensión, creemos que es tener un trabajo (el mismo) de por vida. Un puesto usufructuario desde nuestra juventud hasta nuestra jubilación. Como todo en esta vida, las modas alcanzan hasta los sitios más insospechados: Las oposiciones al funcionariado.  Se ve que ahora está de moda en la administración (ese centro comercial donde se compran y venden virtudes y prebendas) ser auxiliar de justicia o de prisiones. Debe ser que con tanto mangante suelto o en la trena, están faltos de personal. Como en el Corte Inglés en las campañas de navidades. Sí, porque no nos engañemos, un auxiliar en el Estado es el homologo al que lía los regalos de Reyes en mostradores ad hoc. Yo pienso en un puesto de esta índole y me empiezan a entrar sudores fríos y unos vértigos que ni una jubilada compitiendo con otra en la sala de espera de un ambulatorio cualquiera. ¿De verdad existen personas cuya máxima aspiración es conseguir un puesto que te anula la creatividad y te atonta los sentidos? Pues debe ser que sí, que de todo tiene que haber en esta vida. ¡Ojo! que no crítico al que quiera hacer de su vida el día de la marmota, pero de ahí a que me vendan la moto las academias para opositores que salen como mala hierba cada vez que se abre la veda, mire “usté”, pues no.  Todo el mundo (al parecer) quiere un “trabajito de 9 a 14” que es lo que gusta a nuestras madres pero, puestos a preferir, prefiero estar más tiesa que las “mojamas” pero vivir sin un encorsetamiento supino y un distrofia cerebral de la que no sé si me recuperaría.  Si, ya sé que ahora todos los funcionarios del Estado, de la Junta y de los Aytos. me lapidarán y vapulearán con razones y rebatimientos más que válidos sospecho. Pero, creedme, conozco el tema de primerísima mano, y se de los jefes “latigueros”, de las desavenencias del a/a y la calefacción, de los clientes/usuarios de última hora que llegan pretendiendo que les abras aporreando con énfasis los cristales o rogándote que solo es un minuto….Por todo eso y mucho más, señores YO NO QUIERO SER FUNCIONARIO. No es una pataleta, es un derecho que ejerzo a mi libertad de expresión e ideas que nadie me ha pedido. Y me diréis: Pues no lo seas. Y yo contestaré: Pues eso.

_mg_1389-0004

_mg_1408-0015

_mg_1413-0019

_mg_1426-0027

_mg_1454-0040

_mg_1392-0007

_mg_1460-0045

Comments

comments