MONTESCO

Como sonaba el bolero: “Tengo una debilidad…”.  Sí, lo admito, mea culpa.  Y es que este dúo de diseñadores me encandiló desde el principio con su savoir faire , su elegancia máxima y sus dotes de sorprenderme siempre a estas alturas de la película. A todo esto hay que añadir que MONTESCO ( odian que los llamen “los” Montesco) tiene una coherencia al presentar sus colecciones, que desde el punto de vista comercial puro y duro sus diseños, cortes y tejidos se ciñen a la época en que son presentados, o sea, otoño /invierno. Recordemos que la Pasarela Larios tiene lugar a mediados de septiembre. Esto no es París ni Milán (mal que nos pese), con lo cual no se presentan 6 colecciones al año. No obstante no me parece de gusto intentar abarcar todas las estaciones creando un batiburrillo de colores y texturas a veces mareante.

Pasada esta entradilla, centrémonos en la colección: Una colección con una inspiración para mí muy clara: Los años cincuenta. Balmain, Schiaparelli, Dior….Se dieron cita esa noche (siempre desde un punto de vista subjetivo) para retrotraernos a esos films de Hitchcok donde ellas ceñían su cintura hasta límites inauditos. Ni un solo estampado (a Dios gracias) enturbió esos abrigos, esos vestidos o esos trajes  realizados en el más fino paño o lana fría (corregidme si me equivoco). Unos drapeados sublimes y en su justa medida hicieron mis delicias. Es que hasta las modelas estaban en su salsa y caminaban como grandes divas imbuidas de altivez por los diseños… ¡Ah! se me olvidaba. Un 10 para los complementos. Esos guantes de piel y esos tocados fueron el broche de oro.

montesco1

montesco2

montesco3

montesco4

montesco5

montesco6

montesco7

montesco8

montesco9

montesco10

Ahora entre tu y yo; aquí en “petite comite” y como decía Lope de Vega: “…Porque como las paga el vulgo (las comedias), es justo hablarle en necio para darle gusto”. Pues eso; que al “vulgo” lo que le gusta son unos oropeles y unos organdís ondeando al viento, pero la verdadera costura es aquella que no peca de envoltura de Ferrero Rocher si no de una elegancia exquisita que muy pocos comprenden.

Nos vemos el viernes.

Besos, Petra

P.S. El lunes fue fiesta y por eso no subí post. Que dicen por ahí que hay que santificarlas…

Comments

comments