PAKO Y JORGE

Las bodas “Convencionales” (lo pongo entrecomillado para que nadie se ofenda) son básicamente muy parecidas salvo honrosas excepciones. Ceremonia católica-apostólica-romana y no se cuántos epítetos más en las que hay que chuparse un sermón de más de una hora de duración con
los tópicos de siempre como son:  el típico niño llorando (con la consabida frase del cura/diácono de: Los niños son criaturas de Dios y no molestan), los fumadores de la puerta de la iglesia y las lágrimas de la abuela/madrina/hermana/madre/prima. Luego toca esperar mientras los flamantes novios toman las fotos que formaran parte del recuerdo de este día, para bien o para mal, todo hay que decirlo. Y más tarde los invitados y los contrayentes cenarán (si, cenarán, porque las bodas de mañana ahora no están de moda) en un entorno más o menos fino y elegante en el que los platos pueden oscilar desde una cosa deconstruida de esas modernas hasta un plato de los montes. Hasta ahí las bodas de toda la vida.
….Pero hay otras bodas que son “especiales” (También entrecomillado por la misma razón) Y ese fue el caso de la de mis amigos Pako y Jorge. Nunca, jamás, lo pasé tan bien sin conocer a casi nadie. Rompieron todos los típicos tópicos. Se pusieron el mundo por montera y se casaron en un frío diciembre (creando la oportunidad perfecta para lucir nuestras pieles y pelos), En la preciosa Casa de los Navajas de estilo árabe; que para eso ellos son muy exóticos y celebraron tan magno día en un beach club en el que el staff formó parte del evento en una sintonía que embargaba a todos en un aura de felicidad catarquica. Nada de critiqueos por las esquinas, nada de mirar por encima de
hombro y nada de listas de bodas. Solo disfrutar, comer, beber y cantar a voz en grito celebrando la vida y el amor.

Yo, como soy un poco friki, me pongo en modo Star Trek y os digo: Fuerza y prosperidad.

¿Nervios? Si. ¿Amor? A raudales…

 “Conventional” weddings (I put quotation marks so that no one is offended) are basically very similar with few exceptions.
Roman apostolic Catholic ceremony and many epithets more. first you must to hear a sermon more than one hour with clichés such as: the typical child crying (with the phrase well-known priest / deacon: children are God’s creatures and do not bother), smokers on door of the church and tears Grandma /sister / mother / cousin. Then wait for the brand new boyfriends while taking photos that will be part of the memory of this day, for better or worse, I must say. And later the guests and spouses will dine (yes, dine, because the marriage of tomorrow is not currently fashionable) in a more or less fine and elegant environment in which the dishes can range from a deconstructed thing  modern up dish of the mountains. So much for the normal wedding.
… .But There are other weddings that are “special” (also in quotation marks for the same reason) And that was the case with my friends Pako and Jorge. Never, ever I had a good time without knowing almost anyone. They broke all the typical topics. They got married on a cold december (creating the perfect opportunity to show off our skins and hairs), In the beautiful House of Knives Arabic style; that’s why they are very exotic and they celebrated the grand day at a beach club where the staff was part of the event in a cathartic aura of happiness. Nothing of whispers in the corners, no look over his shoulder and no wedding lists. Just enjoy, eat, drink and sing loudly celebrating life and love.
I, as I am a little geek, I put in Star Trek modo and so I say: Strength and prosperity.

La euforia y las lágrimas se mezclaban por momentos.
El amor es universal.
Momento muy emotivo fue el parlamento de un primo de Pako.
La madrina estaba flamante y muy contenta con su yerno.
Pako, muy serio, llevando a cabo el momento burocrático.
Pupi nos emocionó a todos con su voz.
¡¡Esto si es típicooooo!!
La Casa de los Navajas.

En las fotos, ellos ya saben que no me gustan las típicas fotos de posado he querido hacer un homenaje con los momentos que para mí fueron los claves para transmitir los sentimientos del momento y el lugar, captados sin aviso y a traición.
El lunes que viene os pondré la segunda parte con las fotos de la fiesta.
Hasta el viernes.

Besos, Petra

Comments

comments