EL MÉTODO

Decía Bukowski que si debías esperar durante horas, o minutos siquiera delante de la máquina de escribir o del papel en blanco, no merecía la pena escribir. Que debía fluir como una catarata, debía salir disparado como una bala de cañón. En todo eso estoy de acuerdo amigo, pero te voy a contar un secreto: Hay otra manera.

Es esa en la que efectivamente te pones delante del papel en blanco y dejas que fluyan las ideas. Previamente habrás creado un ambiente propicio, claro está. Música de tu agrado, luz adecuada…

Bah, todo esto es una mierda. A quien quiero engañar. No hay otra manera de escribir más que la que dice Bukowski.

Cruda, desesperada y, a veces, dolorosa. No me fío de aquellos que escriben desde la mansedumbre de atardeceres apacibles. Aquellos que van por la vida en modo medusa, flotando por las olas sin oponer resistencia alguna. El oficio de escritor es desgarrador por momentos. Cierto es que los novelistas tienen una disciplina en su oficio que les permite escribir novelas de mil páginas en menos que canta un gallo, pero no te fíes de los Best-Seller, que la corriente pronto pasa. Y hay cada uno….La paradoja es: ¿Cuál ha vendido más, la trilogía de 50 Sombras de Grey o La Metamorfosis de Ovidio? ¿Cuál te lleva, te eleva, te sueña…? Yo, que he leído los dos, me decanto por Ovidio y no por llevar la contraria a todas esas efervecidas y chorreantes fanáticas del Sr. Grey, no. Tampoco es por aquello tan manido de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, es simple y purísima lógica. Uno lleva siendo leído desde el S.VIII, el otro está mal escrito (sin entrar en detalles). Fin de la historia. Que luego los gustos de marujas de nueva generación  vayan por derroteros de látigo en mano y culo enrojecido en lo que a ficción se refiere; yo ahí no me meto, pero de ahí a decir que es el súmmum de la literatura contemporánea…..Pues no. Y no es por ponerme emblemas de una erudición que no tengo, es pensar en que si Góngora levantara la cabeza… Él tan barroco, tan excelso, tan rimbombante y cortés…. Es perfectamente loable que el amateur empiece su andadura lectora por estos libros (la trilogía bendita), si luego quiere saber más y más y pide y busca y encuentra….Lo que me parece paupérrimo es quedar atrapado en ese bucle de polvos desprovistos de prosa y damiselas en apuros del S.XXI. Pero, en fin, como decía mi abuelo: “Que cada uno, haga de su capa un sayo”.

Tengo que hacer mención obligada a mi Vicky que fue la encargada del peinado al más puro estilo ochentero y de que no se saliera un pelo de sitio ni que hubiera una arruga mal puesta. ¡Gracias cari!

Besos, Petra

Comments

comments